← Volver

De José Mármol a la pantalla grande

jueves 10 de septiembre del 2015

Como productor de Showmatch se convirtió en figura de la televisión, se enamoró, bailó y hoy brilla en su rol de actor. Pedro Alfonso es hincha fanático de Brown de Adrogué y cada vez que puede, regresa al distrito para alentar a su equipo, visitar a la familia y reunirse con amigos. Recuerdos de una infancia marcada por los grandes árboles, las calles de adoquín y el barrio, que siempre lo espera.

Peter2015

Pedro Alfonso vivió su niñez, adolescencia y parte de su juventud en José Mármol. Inició su carrera como productor en el popular programa televisivo Showmatch, que conduce Marcelo Tinelli. Con los años, fue ganando protagonismo y se convirtió en una reconocida figura del espectáculo.

Su nombre empezó a tomar relevancia cuando, muerto de amor por la modelo Paula Chávez, artista que integraba el staff de competidores de Bailando por un Sueño 2010, comenzó una conquista en vivo, luego de reiteradas bromas del conductor.

Miles de espectadores seguían cada minuto de la telenovela que se había generado en torno a ellos y que pronto los encontraría inmersos en una relación, que se consolidó años después con la llegada de su hija Olivia y la boda.

A nivel profesional, “Peter” nunca dejó de crecer. Participó por tres años consecutivos del concurso de baile, hizo su debut en teatro en 2012 con “Despedida de soltero” y luego en la pantalla grande con la película “Socios por accidente”, que este año estrenó su segunda parte.

Actualmente, interpreta a Esteban Méndez en la tira “Esperanza mía”, un amigo de la infancia y compañero de aventuras del padre Tomás, el personaje que caracteriza Mariano Martínez. Allí también comparte escenas con otro browniano, Tomás Fonzi. Además, está en plena preparación de la 5° temporada teatral en Villa Carlos Paz.

petermarianomartinez

A pesar de su agenda agitada y una carrera en ascenso, siempre encuentra tiempo para alentar a Brown de Adrogué, recorrer las calles que lo vieron crecer y visitar a sus seres queridos. Es que José Mármol guarda todos aquellos recuerdos que lo marcaron: su paso por las ligas de fútbol local, su casa de toda la vida, y las plazas que frecuentaba para jugar y compartir una Coca-Cola con amigos.

Noticias de Brown dialogó con él sobre su presente profesional, su vida, recuerdos del barrio y las expectativas a futuro.

– En los últimos años tuviste cambios bastante abruptos en tu vida con la irrupción de lo mediático. ¿Cómo fue pasar de ser el goleador de la Liga Vasco Germana y de Atlántida, del fútbol de zona Sur, a participar en el “Bailando”?

– Fue todo muy de golpe. Primero empecé en el 2003 en “Videomatch”, donde estuve trabajando un año y después volví recién en el 2007 para “Este es el Show”, que ahora conduce mi mujer y que en ese momento era los sábados con José María (Listorti) y Carla Conte.

Después pasó lo del bailando, conocí a “Pau” (Paula Chávez) y toda esa explosión que se produjo. Nunca me hubiese imaginado de ponerme un suspensor, maquillarme o una calza para bailar. Todo eso fue difícil porque yo pensaba en mis rivales del alemán y todos los que me estaban mirando, pero siempre trato de divertirme (risas).

Fueron muy lindos los tres años que hice el “Bailando”, lo disfrute mucho y aprendí un poquito a moverme, pero es un mundo muy difícil y diferente. Ojalá hubiese sido “Fútbol por un sueño”. Traté de aprender y de divertirme. El último año fue el mejorcito en el baile y así terminé, todo roto, más que con el fútbol.

Yo jugaba los sábados en Atlántida -ahí camino a “La Colorada”-, los domingos en el alemán y los lunes terminaba destrozado, pero bailar y ensayar cuatro horas por días, los nervios de la sentencia, el duelo, los golpes y ritmos como el aquadance o el caño, realimente te liquidan. Ahora lo valoro mucho más cuando veo un baile porque se lo difícil que es y el esfuerzo que requiere.

– En julio se estrenó la segunda película de “Socios por accidente”, tras el éxito que tuvo la primera. ¿Cómo te sentís con esta etapa de actor y con las puertas que se comienzan a abrir a partir de esta experiencia?

– Es una sensación única. Un día José María me citó en un bar, me tiró el guión en la mesa y en su momento era como una locura para mi imaginarme hacer una película. Me daba nervios, pero después fue todo muy natural porque con José ya nos conocemos hace años y tenemos una buena química. Trabajamos mucho con los directores y pudimos hacer dos películas, de las cuales estamos muy orgullosos.

A la gente le gustaron y ojalá hagamos más. Fue muy bueno avanzar en este proyecto porque jamás en mi vida me hubiese imaginado hacer cine. Era imposible que se me haya cruzado por la cabeza, más allá de todo lo que me pasó en el “Bailando”, que también fue increíble.

peterlistorti

Traté de disfrutar mucho cada escena, de escuchar y aprender, porque trabajé con dos directores muy buenos. En esto es donde empiezo a notar el crecimiento. Me pasa cuando voy para Adrogué y veo los carteles en la calle o en el Boulevard (Shopping). Me llama muchísimo la atención verme ahí, porque en Capital es como que ya estoy más acostumbrado.

Supongo que se debe porque me mudé casi al mismo tiempo de cuando empezó toda esta locura de lo mediático, pero cuando vuelvo al barrio y veo algún afiche mío o mis amigos me mandan alguna foto de que estoy en la cartelera del cine o en publicidades de la Avenida Espora, todavía me parece muy loco.

También me pasa cuando voy a “La Maja” o a cualquier otro bar donde fui toda la vida y me piden una foto, es como que no estoy acostumbrado. A veces estoy caminando por Mármol y me dicen: “¡Ah! es verdad que sos de acá” (risas); o cuando voy a ver a Brown a la cancha. A muchos los conozco de toda la vida, pero hay otros que me miran y dicen: “¿Qué hace este acá? Que raro…”.

– Sos de visitar seguido el barrio.

– Sí, cada vez que puedo. A veces se complica con los horarios de trabajo y el viaje, pero fui a ver a Brown en la “B”, en la “C”, donde sea, siempre que puedo voy. Trato de volver al barrio porque me hace bien.

– En teatro ya sos un artista consagrado, con récord de espectadores y dos y tres funciones a sala llena. Ahora abrís este verano tu 5° temporada en Villa Carlos Paz ¿Qué expectativas tenés?

– Disfruto mucho de Carlos Paz. Siempre digo que después de Mármol, es como mi lugar en el mundo. La verdad que nos estuvo yendo muy bien todos estos años allá y ojalá podamos repetir. Hay que “laburar” mucho y tratar de sorprender a la gente en cuanto a elenco, a lo que tiene que ver con la parte artística y los efectos visuales. Ya estamos en septiembre así que en dos o tres meses estaremos debutando.

Son 5 años y creo que en todo este tiempo aprendimos. Yo soy muy obsesivo y siempre me agarro del director, que es Carlos Olivieri, y lo vuelvo loco. Es una obsesión, una pasión el “laburo”, pero se disfruta mucho y nunca voy a perder eso, como ahora, que cuando puedo también sigo en el rol de productor.

Cuando tengo tiempo libre en Polka, me voy para Ideas y si hay alguna reunión de producción de cualquier programa me meto, con mucho respeto, para tratar de sumar, olvidándome de todo lo demás y pensando que soy un productor más. Me divierte pensar sketches y cosas para los programas.

Nunca voy a buscar el rótulo del actor, por más que lo sea por lo que hago. Estoy muy orgulloso de ser productor y para serlo tenés que amarlo porque es online 24 horas. Estás todo el día a full, requiere mucho tiempo y te queman la cabeza los nervios del vivo y encima saber que estás en Ideas, con toda la responsabilidad que implica. Si no lo amas, no lo podes hacer.

Peterlucasdebrown

– Recién decías que Almirante Brown es tu lugar en el mundo y el hecho de remarcar de donde sos es algo que te caracteriza desde tus inicios en televisión. ¿Qué significa para vos tener siempre presente al barrio, tus pagos?

– Cada vez que hablo de Mármol es como hablar de un amigo. Hoy no estoy viviendo allá por una cuestión de tiempo, estando acá con Ideas y Polka es complicado vivir lejos por la cantidad de horas que uno está grabando, pero siempre que puedo vuelvo.

Es más, no cambié la dirección de mi documento simplemente para tener una excusa más de estar allá, de ir a votar, a hacer trámites (…) Me gusta la ceremonia de ir hasta el barrio. Cuando llego a Mármol, agarro la diagonal de Erézcano y me sale automáticamente bajar la ventanilla, sentir el aire y estar tranquilo. Hay inseguridad también, como en todos lados, pero es como mi casa, es decir: “llegué”.

Al igual que cualquier vecino me pongo contento por las cosas buenas y me entristezco con las malas. En agosto me tocó votar en el Nacional de Adrogué, que está tristísimo. Me dio mucha pena ver cómo estaba el colegio. Me angustia porque yo fui ahí y está destruido. Son esas cosas que uno va encontrando y le duelen, pero siempre me gusta volver.

– ¿Qué pasa cuando visitas Brown?

– Veo a algunos amigos, al “Tricolor”, doy un par de vueltas por el barrio, por las calles empedradas. El otro día hacíamos un juego cuando estábamos juntos: ir por Adrogué y por Mármol, a mi casa, recordando las casas que conocíamos. “Acá vivía tal amigo, acá entré una vez, acá vine a un cumpleaños…”.

Te das cuenta que conocés muchísimas casas y casi todos los rincones del barrio. Me pasa mucho también con Adrogué, porque me la pasé ahí toda mi adolescencia. Tomando la Coca-Cola en el Ceibo, yendo a los fichines a “Tiempo Libre”. Es nostalgia del barrio, de que nosotros vivíamos en la calle y la pasamos genial.

Hoy es difícil pensarlo y da angustia porque nosotros íbamos en bicicleta de acá para allá, jugábamos “ring raje”. Teníamos 13 o 14 años y eran las 2 de la mañana y estábamos jugando a las escondidas en “La Delicia”. Éramos 20 pibes y no pasaba nada, incluso en la plaza Brown, donde nos juntamos a tomar algo y jugar al “fúlbito”.

Yo viví toda la vida en la misma casa y siempre busco cualquier excusa para escaparme para allá. Con “Pau” habíamos hablado de irnos para Adrogué en un momento, pero ahora está difícil por las distancias, con el trabajo se complican los tiempos, pero se que en algún momento se va a dar la posibilidad. Yo siempre que hablo de Mármol lo “pinto” como si fuera el mejor lugar del mundo, porque para mi lo es.

– Gracias “Peter” por darnos la nota.

– Gracias a ustedes.

Producción: Lucas Cirilo.

Texto: Priscila Paolasini.

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas relacionadas

¡¡¡Ya somos 90 mil!!!

¡Bienvenido 2018!

Navidad, tiempo de paz y unión

“Contrapelota”, el film protagonizado por un jugador de Claypole

X