← Volver

Navidad, tiempo de paz y unión

lunes 25 de diciembre del 2017

Este lunes 25 de diciembre se celebra el nacimiento de Jesús. Las familias se reúnen en la fecha más importante del calendario cristiano.

Como cada 25 de diciembre, este lunes la comunidad cristiana festeja el nacimiento de Jesús en la ciudad de Belén. De esta manera, se rememora el día en que Dios envío a su único hijo a la vida terrenal para salvar al mundo de la muerte.

Los orígenes de la Navidad varían debido a que la fecha exacta del natalicio no se encuentra registrada ni en el Antiguo Testamento ni el Nuevo Testamento (Biblia). No obstante, el 25 fue destacado en los pueblos de la antigüedad, que la celebraban durante el solsticio del invierno en el hemisferio norte.

En la actualidad, al componente religioso se le suma la importancia del encuentro; sentarse a la mesa toma un sentido adicional. Así, la jornada invita a reforzar los lazos familiares y también a renovar la fe. Una ocasión especial para reencontrarse con los seres queridos y compartir un momento, juntos.

 

Pan dulce, un infaltable

Muchas son las historias que giran en torno a este producto navideño, así como sus versiones e ingredientes. Sin embargo, una de las leyendas más conocidas relata que el primer “Panettone” nació en Milán, en Italia, durante una Nochebuena del siglo XV.

Y cuentan que fue casi por azar. Es que a los cocineros de la Corte de Ludovico El Moro, señor de la época en esa tierra, se les había quemado el postre. Fue entonces cuando a Antonio, uno de los ayudantes, se le ocurrió mezclar las frutas confitadas en una masa de pan y salvar el banquete.

La invención tuvo tanto éxito que Ludovico decidió nombrarla “Pan de Toni”. Otra de las historias reza que un joven aristócrata se enamoró de la hija del pastelero. Para enamorarla, se hizo pasar por aprendiz. Así fue que durante sus años de estudio inventó la fórmula para demostrarle su amor.

Fue así como logró repuntar las ventas, con clientes que aclamaban por el “Pan de Toni”. En Argentina, la receta se instaló gracias a los inmigrantes italianos. Con el objetivo de continuar con sus tradiciones, comenzaron a producirlo en 1895. Un postre que hicimos nuestro, y que no puede faltar en la mesa de Navidad.

 

Notas relacionadas

¡¡¡Ya somos 90 mil!!!

¡Bienvenido 2018!

“Contrapelota”, el film protagonizado por un jugador de Claypole

Pablo Bles: del “Roca” al “Maipo” sin escalas

X